Irán baraja  Huelva para instalar su primera refinería en España

Irán baraja Huelva para instalar su primera refinería en España

Un mes después de la apertura de relaciones comerciales de Irán con el resto del mundo y fin del bloqueo, se abre  la posibilidad de que en Huelva funcione una nueva refinería, destinada, precisamente, a comercializar el petróleo procedente de Irán ya transformado, de la misma forma que CEPSA viene haciendo en hasta la fecha.

Una posibilidad más que plausible teniendo en cuenta que un grupo iraní, del que no ha trascendido ningún dato, ya ha contactado con la Autoridad Portuaria de Huelva como parte de las gestiones que está desarrollando para buscar posibles localizaciones para implantar una refinería en suelo español.

Vistas las gestiones de los últimos días parece claro que Irán se va a asentar para refinar su petróleo en Huelva o Algeciras, dos lugares ya sobrecargados de industrias, además con la previsión de que, una vez conseguidos los permisos, a partir de 2017 se comiencen a poner los primeros ladrillos.

Desde el puerto onubense ya se ha puesto de manifiesto la intención de evaluar las posibilidades que ofrecen las infraestructuras de este puerto para el proyecto de la refinería, e incluso se apunta a que antes de que llegue la primavera ya habrá un primer contacto de empresarios iraníes para establecerse en su seno.

Es verdad que desde el pasado otoño desde Irán se han estudiado emplazamientos en países como Brasil, Sudáfrica, Malasia, Indonesia o India, pero la provincia de Huelva va ganando puntos poco a poco para quedarse con este emplazamiento.

A la espera de cerrar acuerdos, parece que la empresa pública iraní, la National Iranian Oil Refining quiere tener un socio inversor en España que cubra los costes de mantenimiento de la refinería al 50 %, además de negociar con el Puerto de Huelva la ubicación definitiva. Con todo, serían necesarios unos 3.000 millones de euros para sacar adelante el proyecto, por lo que aún habrá que andar mucho para que todo salga a la luz.

Todo se ha precipitado después de que el ministro de Exteriores y Cooperación en funciones, José Manuel García-Margallo, afirmara que la apertura de Irán tras el levantamiento de sanciones supone «buenas oportunidades de negocio» para las empresas españolas, y pusiera como ejemplo el petróleo. Inicialmente se ubicó la primera idea en Algeciras, aunque Huelva ha empezado a ganar puntos según pasaban los días.

Por el momento no hay petición alguna ante la administración andaluza, aunque pedir los permisos autonómicos, como los relacionados con el impacto ambiental, casi son los últimos hasta saber la ubicación e incluso estudiar la viabilidad. Esto último parece ya solo un trámite, vista la actividad que CEPSA viene desarrollando hace décadas en Huelva.