El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, reclama gas a Europa a un precio asequible ante una crisis de dimensiones considerables

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, reclama gas a Europa a un precio asequible ante una crisis de dimensiones considerables

El actual presidente del gobierno, Pedro Sánchez, ha reafirmado que en España no existe riesgo de corte de abastecimiento del gas, durante su decreto de recortes de luz y gas. Además, añadió que todos los ciudadanos y empresas pueden estar tranquilos porque no existirán problemas para generar calefacción y electricidad en las centrales de ciclo combinado.

Lo que sí supone un problema son los precios, puesto que España tiene la capacidad de importar gas de muchos países. Es por lo que Pedro Sánchez ha exigido a Europa que proporcione gas asequible y ha duplicado la importación desde Francia. Ya que el resto de exportadores lo vendían más caro y tanto la población como las empresas ya no podían más.

Los datos ofrecidos por el gestor técnico del gas muestran que, en agosto de 2021, España compró a Francia 2.398 GWh durante la época en la que Argelia suministraba sin problemas a España, anterior a que Sánchez regalara el Sáhara a Marruecos. Pero, actualmente España no recibe gas de Argelia y tiene que mirar el precio de forma prioritaria para poder mantener el flujo.

Es por lo que las compras a Francia de gas procedente de Azerbaiyán han aumentado al doble con 4.688 GWh. Lo que supone un récord, pero a su vez una contradicción a los mensajes emitidos.

Sánchez mostró que, con su decreto de recortes de gas y luz, se imponen restricciones en España para así ayudar al norte de Europa, y enviar gas a países como Alemania, que es dependiente del gas ruso. España no está exportando gas al norte, sino que absorbe lo que podría llegar a Alemania a través de Francia. Y lo cierto es que España necesita buscar como sea un gas barato, porque de lo contrario las familias y empresas no podrán pagarlo.

Los datos mostrados por Libertad Digital sobre el consumo de gas natural por la industria, apuntan a que España se encuentra en una fase de recuperación, ya que el consumo de gas por la industria se ha reducido un 39%. A su vez, los datos oficiales en Enagás revelan que, aunque haya gas, las empresas no pueden pagarlo, lo que hace que cierren.

Otros datos de interés, son el hundimiento interanual de la industria donde la metalurgia cae en -16,2%, servicios un -18,5%, agroalimentaria -19,4%, construcción -29,2%, el resto de la industria -36,6%, papel -38,5%, química y farmacéutica -41,5%, generación de electricidad -51,0%, textil -56,0% y refino -58,1%.

Esta caída anticipa una crisis de dimensiones muy graves, aunque el gobierno indique lo contrario.