La OPEP continuará su alianza con Rusia en el año 2023, para proteger los precios del petróleo

La OPEP continuará su alianza con Rusia en el año 2023, para proteger los precios del petróleo

La OPEP, en un mercado energético perturbado por la guerra en Ucrania, continúo en 2022 su alianza con Rusia para proteger los precios del petróleo. Dando la espalda a EEUU y con los ojos puestos en China.

Dicha Organización, liderada por Arabia Saudí, comenzará 2023 con su oferta de crudo reducida fuertemente, debido a un acuerdo que regirá todo el año. El recorte será de 2 millones de barriles diarios, lo cual anunciaron en octubre y no fue de buen recibo. Además, junto con esta decisión, se comprometió también a extender por un año hasta finales de 2023, su cooperación con Rusia y otros nueve productores de crudo.

Esta primera decisión, sobre el recorte del bombeo, cayó mal sobre todo en Washington, debido a que Joe Biden se desplazó a Arabia Saudí justo para solicitar lo contrario: aumentar la oferta para reducir los precios de la gasolina y frenar así la inflación.

Por su parte, la Casa Blanca reaccionó con abierto enfado y calificó la decisión como “errónea” y acusó a Riad de alinearse con Rusia, también llegó a decir que se replanteará sus relaciones con el reino wahabí, hasta el momento un aliado de EEUU en Oriente Medio.

La OPEP niega haber actuado por motivos geopolíticos, ajenos a la situación del mercado, para muchos analistas la determinación muestra que la geopolítica está cambiando la estructura del sector petrolero internacional.

“La OPEP sigue empeñada en defender los precios del petróleo”, afirma a EFE Rafael Ramírez, exministro venezolano de Petróleo y expresidente de la estatal PDVSA. Rememoró guerras entre socios, como la de Irán e Irak, que no logró romper el grupo petrolero. “El gran secreto de la OPEP es que se ha mantenido cohesionada en la defensa del precio del petróleo, incluso si (sus socios) se matan entre ellos”, añadió desde Roma.

Actualmente, “la administración Biden o los países europeos presionan a la OPEP para que deje de lado a Rusia, o para que baje el precio del petróleo, pero la OPEP les dice que no”, indicaba, “(pero) la señal que envía es: no tenemos nada que ver con esa guerra (en Ucrania), esos son nuestros intereses geopolíticos, más bien vamos a obtener un precio alto del petróleo y lo vamos a defender”, subraya Ramírez.

A ello se suma que China es “un gran mercado” y Rusia “un socio importante” en la cooperación sellada en el año 2016, para superar la creciente oferta rival del petróleo de EEUU.

Anterior al fuerte recorte de la producción, la OPEP+ había empleado un plan para recuperar lentamente su bombeo prepandémico, un objetivo que no consiguió alcanzar por falta de capacidad técnica de la mayoría de los socios. La producción real quedó por debajo de la cuota oficial cuando ésta creció hasta los 43,85 mbd en septiembre, desde los 40,49 mbd de enero.

Los precios se incrementaron tras el inicio de la agresión rusa contra Ucrania, hasta imponer el barril del Brent los 130 dólares, su valor cúspide en 14 años, a principios de marzo. Pero, en medio de una volatilidad extrema, los precios han aumentado, presionados a la baja por la desaceleración de la economía mundial y del consumo energético, sobre todo en China.

El Brent, por ejemplo, regresó el miércoles hasta los 78,15 dólares/barril, su nivel más inferior desde enero. Esta extrema volatilidad de los precios refleja las turbulencias e incertidumbres que marcan el mercado después de un año lleno de medidas inéditas para superar la crisis energética.