Teresa Ribera declina la nueva propuesta de la Comisión Europea de topar el gas a 220 euros y estima que será complicado llegar a un acuerdo

Teresa Ribera declina la nueva propuesta de la Comisión Europea de topar el gas a 220 euros y estima que será complicado llegar a un acuerdo

Hoy, martes 13 se reúnen nuevamente los ministros de Energía de la Unión Europea, para procurar llegar a un acuerdo para reducir el precio del gas que importan, algo que todavía parece complicado.

Teresa Ribera, vicepresidenta tercera, se ha manifestado “extremadamente preocupada” por la última propuesta que se ha dispuesto sobre la mesa, para aminorar de 275 a 220 euros MWh el umbral a partir del cual se debe aplicar el tope y que el Gobierno español considera que sigue “muy alejado” de lo que considera aceptable.

“Sigo extremadamente preocupada porque la propuesta con la que sigue trabajando es una referencia muy por encima de lo que ha sido la referencia en el precio del gas natural”, ha informado Ribera en la presentación del balance del segundo mes de establecer del plan de ahorro de energía, en el que el Ministerio adicionalmente ha ofrecido datos sobre cómo ha evolucionado el precio del gas en los últimos meses.

Fue en agosto, cuando alcanzó cifras récord de 300 euros MWh durante algunos días, la media fue de 118 euros MWh y en noviembre descendió hasta los 33 euros, cifras que están muy por debajo de los 275 euros que propuso la Comisión Europea en el mes de octubre y que rechazaba de plano y los 220 que para la búsqueda de un compromiso plantea ahora la Presidencia checa de la UE.

España declina esta propuesta, como hace unas semanas se negó al límite de 275 euros. Por consiguiente, se sumó a otros 14 Estados miembros, que vetaron otros dos reglamentos, relacionados con los trámites para aprobar proyectos renovables y sobre la plataforma de compras conjuntas de gas, hasta alcanzar un límite apropiado.

Es por lo que, en el día de ayer, lunes, Ribera se ha mantenido “firme en su posición” donde ya no está tan claro que otros gobiernos vayan a continuar plantándose. Ha reconocido que los últimos días han sido “intensos y complicados”, debido a la negociación donde persisten las presiones de países que no quieren un límite demasiado bajo porque perjudicaría a sus operadores.

Pero, la Comisión Europea ya planteo un límite tan elevado que Ribera lo denomino de “broma pesada”, ha trasladado desde hace semanas que se trata de una cuestión de “estabilidad de los mercados financieros” en la UE contra el que se rebela el Gobierno español.

“Sabemos que hay una tensión, que hay algunos Estados miembros cuyos operadores compraron este verano a precios muy elevados y tienen preocupación en que Europa dé una señal de precios muy por debajo” en el borde que negocia ahora, ha afirmado Ribera, que no ha ocultado en sus negociaciones “hay una presión importante al alza de los precios para garantizar las posiciones adoptadas este verano”, en otras palabras, contratos de compra de gas que se cerraron a precios muy elevados.

“Nosotros creemos que no es la respuesta, la estabilidad de los mercados financieros es muy importante pero no a costa de la industria y las familias europeas” ha incluido,

Lo que plantea España es un tope “dinámico” y que se conforme teniendo en cuenta “una cesta de precios” del gas en las diferentes plazas internacionales donde se compra y vende gas. A eso se le añadiría un plus para que la UE no deje de ser atractiva a ojos de los productores.

Por el momento, no parece sencillo un acuerdo en el Consejo de Energía de este martes y Ribera ha aconsejado que la cuestión suba al máximo nivel político y se cuele la agenda del Consejo Europeo del 15 de diciembre.

“Va a ser un debate complicado” ha presagiado la vicepresidenta. Cuando acabe el Consejo, ha avisado que “será nuestra responsabilidad poder salir a explicar si hemos alcanzado algo que nos ha permitido dar una señal complicada por todos o si a pesar de haber intentado no lo hemos conseguido”.